Oftalmología Infantil

Las capacidades visuales están presentes desde el nacimiento y por lo tanto, los primeros días de vida son fundamentales para el desarrollo de la visión. De hecho, la agudeza visual al nacer es prácticamente nula y alcanza el 100% de visión a partir de los 5 años de edad. Cualquier anomalía ocular no diagnosticada precozmente puede detener el adecuado desarrollo de la visión y dejar efectos que persisten toda la vida.

Teniendo en cuenta que la visión constituye un proceso de aprendizaje y que dicha etapa se adquiere en los primeros años de vida, cualquier alteración congénita o adquirida precozmente del sistema visual provocará una llegada anormal de los impulsos visuales al córtex occipital lo que se traducirá en un déficit que si no se detecta a tiempo pude ser definitivo.

Exploración Diagnóstica en los Niños

En los niños es de gran importancia una exploración anatómica como también una exploración funcional. En la exploración anatómica debemos asegurarnos de la transparencia de los medios oculares. Lo realizamos proyectando la luz de un oftalmoscopio a 20cm del ojo del niño, a continuación exploramos la pupila, color, tamaño y simetría…Por último debemos fijarnos en el que al dirigir la luz del oftalmoscopio hacia la pupila y mirar a través de él recibimos el reflejo del fondo del ojo y el área pupilar debe aparecer roja.

Agudeza Visual

Para determinar la agudeza visual en bebes hay diferentes métodos. En primer lugar podemos utilizar los métodos objetivos (no requieren la colaboración del paciente) hay diferentes opciones: reflejo de Peiper (cierre palpebral de la luz con rechazo de la cabeza hacia atrás), reflejo fotomotor y consensual, reflejo de miedo (el niño cierra los parpados cuando le acercamos un objeto), reflejo de fijación (coordinación entre cabeza y ojos). También existen los métodos sujetivos (requieren la colaboración del paciente) como es el: tambor optocinético (basado en la presentación de series de bandas negras y blancas alternadas, de grosor calculado y en movimiento para desencadenar nistagmo si son percibidas), test de mirada preferencial (presentación de cartulinas con bandas blancas y negras, estáticas, sobre un fondo uniforme, en las que el niño fija la mirada),. En niños de 3 a 6 años podemos utilizar el Pigassou (dibujos), test de las ruedas rotas (test direccional) y E de Snellen (test direccional). Si uno o ambos ojos presentan una agudeza visual menor de la normal por la edad con la mejor prescripción óptica estamos frente a un ojo vago o ambliope. Es realmente importante la detección precoz de la ambliopía para un correcto desarrollo de agudeza visual en ambos ojos.

Detección de Errores Refractivos

Ante errores refractivos los niños pueden presentar: guiños, quejas de no ver bien, acercarse al televisor, evita actividades donde su visión no es buena, no quiere leer, tuerce la cabeza, cefaleas, ojos rojos, picor de ojos. El estudio de los errores refractivos lo realizamos siempre dilatando la pupila (normalmente con ciclopléjico), este colirio no solo dilata la pupila sino que su acción principal es paralizar la acomodación poniéndonos en evidencia el efecto refractivo existente. Después del examen oftalmológico y el examen bajo cilclopléjico se indicará el tratamiento más adecuado para cada caso (gafas o lentes de contacto).

Visión Binocular

Cuando existe visión binocular normal, los ejes visuales de ambos ojos están alineados hacia el objeto fijado, de forma que su imagen se proyecta en la fóvea de cada ojo. Es importante descartar la presencia de estrabismo (ver apartado) para un correcto funcionamiento de la visión binocular.

Sistema Acomodativo

Cuando el problema está en el enfoque el niño se puede quejar de: dolor de cabeza, ojos rojos, lagrimeo, falta de concentración, borrosidad intermitente, no quiere realizar trabajos en visión cercana. En este caso el tratamiento indicado sería con gafas para visión próxima o terapia visual.

Precisión Visual

Si pese a un control oftalmológico normal persiste la mala caligrafía, confunde o salta letras… el problema está en la percepción visual y el tratamiento en este caso sería la terapia visual.

Visión de Color

La alteración al color más habitual es la que afecta al color rojo y verde. La transmiten las mujeres y la padecen los hombres. El test de detección de anomalías de sensibilidad al color Ishihara evalúa las anomalías cromáticas de origen congénito (daltonismo) y adquiridas. En concreto aquellas que afectan al rojo-verde. El paciente identificará las figuras, números o dibujos que aparecen en las láminas a una distancia de unos 70 cm. Si no consigue ver en pocos segundos lo que se presenta en la lámina el paciente tendrá alteración al color. Dicha alteración no tiene tratamiento.

Movimientos Oculomotores

Si las quejas o síntomas fueran baja velocidad lectora, baja comprensión lectora, salta líneas o palabras, sigue las líneas con el dedo, movimiento excesivo de cabeza, prefriere otro tipo de actividades. En este caso el tratamiento sería con terapia visual.

Lateralidad

Si el niño confunde derecha e izquierda, invierte letras y números, no define una mano u otra. En este caso el tratamiento sería con terapia visual.

Estereopsis

Test sensorial y subjetivo que estudia la capacidad de utilizar ambos ojos simultáneamente (visión en relieve o 3D). Existen diferentes test para evaluar la estereopsis. Los más utilizados son el TNO y el Titmus (test de la mosca).

Exploraciones Especiales o Complementarias

Estudios electrofisiológicos

Especialmente en caso de los niños. Electroretinograma La electrofisiología es la forma más precisa de constatar el funcionamiento y desarrollo de la vía óptica. Especialmente en el caso de los niños.

Potenciales Evocados Visuales

Son las respuestas a estímulos luminosos recogidos en el área occipital. Detectan los procesos patológicos de transmisión.

Electrooculograma

Mide el potencial eléctrico generado entre la parte anterior del ojo y la parte posterior, con los movimientos oculares. Se puede realizar desde el nacimiento.

Patologías Oculares en la Infancia

Las causas de consulta más frecuentes en la infancia son:

Ojo Rojo

El ojo rojo puede darse en patologías como conjuntivitis, uveítis, patología corneal, glaucoma, hiposfagma… Ante un ojo rojo hay signos de alarma: dolor ocular severo unilateral principalmente triada defensiva (blefaroespasmo, lagrimeo y fotofobia), disminución aguda de la agudeza visual, exoftalmos o proptosis, motilidad ocular disminuida o dolorosa, hiperemia ciliar o periquerática (alrededor de la córnea), reflejo corneal alterado o irregular, anisocoria (pupilas de distinto diámetro), opacidades corneales, depósitos en endotelio corneal.

Traumatismos Oculares

Pueden comprometer cualquier estructura ocular, desde la parte más externa como los párpados hasta la parte más profunda como la retina y el nervio óptico. Dependiendo de dónde se localice el traumatismo podemos diferenciar diferentes tipos: traumatismo palpebral, traumatismo conjuntival, traumatismo corneal, traumatismos del iris, lesiones traumáticas del cristalino, lesiones traumáticas de la retina y fracturas orbitarias. Los hallazgos que indican una lesión traumática importante son la existencia de una agudeza visual reducida de forma importante, falta de reflejos pupilares o irregularidad pupilar, sangre en cámara anterior (hipema) y aumento de la presión intraocular.

Celulitis Preseptal y Orbitaria

La celulitis preseptal es la inflamación, generalmente infecciosa, de los tejidos superficiales que rodean el ojo. Puede ser secundario a patologías oculares como orzuelo o conjuntivitis aguda. Si el proceso inflamatorio compromete además estructuras más internas se denomina celulitis orbitaria, siendo una urgencia oftalmológica.

Leucocoria

La leucocoria es la presencia de un reflejo pupilar blanco en la exploración con oftalmoscopio. Puede asociarse a distintos procesos, entre los que destaca el retinoblastoma por el riesgo vital que supone.: toxocariasis, hiperplasia persistente del vítreo, catarata congénita (infección TORCH, galactosemia, síndrome de Lowe…), enfermedad de Coats, retinopatía del prematuro y astrocitoma retiniano. Requiere siempre valoración oftalmológica.

La exploración básica ante cualquier síntoma de patología ocular debe consistir en controlar:

  • Agudeza Visual.
  • Motilidad Ocular.
  • Tamaño y reacción pupilar.
  • Presencia o ausencia de fotofobia.
  • Exploración del segmento anterior en lampara de hendidura.
  • Examen del polo posterior.

 

 

 

 

Síntomas y Signos de Alarma que deberíamos tener en cuenta para llevar al niño al Oftalmólogo

  • Acercarse mucho al televisor o al papel al leer o escribir.
  • Parpadea con frecuencia o guiña siempre el mismo ojo.
  • Entornar los ojos para ver.
  • Tuerce la cabeza cuando quiere fijar la vista.
  • Cefaleas.
  • Nota diferencia en la visión de un ojo en comparación con el otro.
  • Hiperemia ocular (ojos rojos) con frecuencia.
  • Presenta orzuelos con frecuencia y descamaciones en el borde de las pestañas.
  • Estrabismo.
  • Antecedentes familiares de problemas visuales.
  • Pupilas blancas.
  • Dificultades en la lectura y escritura.
En el caso de los niños es de suma importancia una detección precoz de los problemas visuales. En la infancia los problemas visuales más frecuentes son los defectos refractivos y estrabismo.

Ambliopía

La ambliopía es el déficit visual no mejorable con corrección óptica, donde no hay una causa anatómica ocular que lo justifique. Ésta disminución funcional de la agudeza visual puede ser unilateral o bilateral. Las causas de la ambliopía son:

Deprivación

Debido a una patología ocular a nivel de párpados (ptosis), cornea (distrofias) o cristalino (cataratas congénitas), que impidan a la retina recibir una imagen nítida.

Estrabismo

El estrabismo puede provocar visión doble y confusión visual. El mecanismo de adaptación natural frente a la confusión visual es la supresión o inhibición del ojo desviado. La supresión deriva en ambliopía.

Anisometropía

Si el grado de anisometropía (cantidad diferente de defecto de refracción entre ambos ojos) es muy alto durante la infancia y no se detecta y trata, puede causar ojo vago (ambliopía).

Defecto de Refracción Bilateral

Ambliopía bilaterales provocadas por defecto de refracción importantes en ambos ojos no tratadas a tiempo en la infancia.

El tratamiento de la ambliopía pasa por tratar aquellas causas que la provocan:

  • Corrección óptica adecuada para dar la mayor nitidez de imagen a la retina.
  • Oclusión con parche del ojo no ambliope para estimular al ojo con déficit visual.
  • Penalización con filtros, colirio (atropina) o hipercorrección óptica del ojo no ambliope para estimular al ojo con déficit visual.
  • Tratamiento quirúrgico en caso de deprivación o algunos estrabismos.
  • Ortóptica o terapia visual para estimular la fijación monocular y la binocularidad.
La detección precoz y tratamiento inmediato son claves en la ambliopía. Si se trata antes de los 8-9 años de edad las posibilidades de recuperación son altas, a partir de los 10-12 años disminuye notablemente la posibilidad de éxito en el tratamiento. A pesar de ello, incluso en estas edades, lo hemos intentado con éxito.
Facebook Twitter Google+ Pinterest
×

Log in

×

Apúntese a nuestras Newsletter!

Reciba puntualmente todas nuestra actualizaciones, noticias y consejos en su e-mail.

Lea por favor nuestra política de privacidad & Aviso legal
Podrá darse de baja siempre que quiera