Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad caracterizada por una lesión progresiva del nervio óptico que se traduce en una disminución del campo visual que puede llevar a la ceguera, si no se diagnostica y trata correctamente. El glaucoma afecta aproximadamente a 1 millón de personas en España, y se calcula que el 50% esta sin diagnosticar. Tiene carácter familiar, es decir es más frecuente en personas con antecedentes familiares de glaucoma y aumenta el riesgo de padecerlo con la edad. Entre los factores oculares de riesgo el más importante es la presión intraocular, asociándose en la mayoría de casos el glaucoma con una presión intraocular elevada. Otro factor de riesgo ocular importante es la miopía. También algunos medicamentos, como la cortisona, pueden provocar aumentos de la presión intraocular.

Medida de la presión intraocular mediante tonometría de Goldmann

¿Es Doloroso el Glaucoma?

En general, el glaucoma más corriente, el que conocemos como glaucoma crónico de ángulo abierto no es doloroso ni sintomático, es decir puede pasar completamente desapercibido hasta llegar a fases muy avanzadas de deterioro del campo visual. Y ello es así porque este tipo de glaucoma suele tener inicialmente presiones intraoculares entre 25-35 mmHg, que en la mayoría de ocasiones no suele dar molestias. Cuando se superan estos valores, en ocasiones pueden presentarse dolores oculares y/o dolores de cabeza.

Otro tipo de glaucoma, el glaucoma agudo, que se presenta por una disposición anatómica especial del paciente, se manifiesta inicialmente por un dolor brusco, intenso, lacerante, generalmente solo en un ojo. La presión intraocular puede elevarse en pocas horas por encima de 50 mmHg. Este tipo de glaucoma obliga a buscar asistencia medica urgente y una vez diagnosticado su tratamiento consistente en bajar lo mas rápidamente posible la presión intraocular y en solucionar y prevenir futuros ataques mediante una intervención, que no precisa ingreso en clínica, con láser.

Medida de la presión intraocular mediante tonometría de Goldmann

¿Tiene Tratamiento el Glaucoma?

En el ojo se produce un líquido, el humor acuoso, que es responsable de nutrir y limpiar los elementos interiores del ojo. Cuando se produce una desproporción entre la producción de humor acuoso y su eliminación, este se va acumulando en el interior del ojo, aumentado de esta manera la presión intraocular, que va a afectar predominante a la parte mas débil del ojo, que es el nervio óptico, provocándole mala irrigación y su progresivo deterioro y atrofia. El objetivo del tratamiento deberá pues ir encaminado a disminuir la producción de humor acuoso, facilitar su salida y proteger el nervio óptico.

Hoy en día disponemos de colirios y métodos quirúrgicos que nos permiten en la mayoría de casos un buen control de la presión intraocular. Tratar el Glaucoma Medida de la presión intraocular mediante tonometría de Goldmann

¿Que Tratamiento Debe Seguir el Paciente?

No existe un tratamiento universal para todos los pacientes. Afortunadamente, disponemos de un arsenal terapéutico amplio que nos permite personalizar el tratamiento para cada paciente, atendiendo a su tipo de glaucoma y a sus enfermedades concomitantes. El tratamiento inicialmente se basa en colirios, es decir gotas oculares. Existen diferentes grupos farmacológicos, algunos disminuyen la producción de humor acuoso, otros actúan facilitando la salida, teniendo todos ellos efectos secundarios que hay que valorar para aconsejar a cada paciente el colirio más efectivo y más seguro en su caso. Para el control de la presión intraocular podemos usar un colirio o una combinación de ellos, y si fuera necesario podemos recurrir a la cirugía.

Presion Objetivo

No existe una presión ocular normal igual para todos. A grandes rasgos podríamos decir que existe una presión intraocular que produce daño en el nervio óptico y su progresión a la atrofia y otra presión que no produce daño en el nervio óptico.

Campo Visual Normal

Campo Visual Normal

Afectación de campo visual por Glaucoma

Afectación de campo visual por Glaucoma

Afectación avanzada de campo visual por Glaucoma

Afectación avanzada de campo visual por Glaucoma

Una persona joven, sin problemas vasculares ni de salud, y con un nervio óptico sano, puede tolerar perfectamente presiones intraoculares, como por ejemplo 22-24 mmHg, sin sufrir daños en el nervio óptico ni el campo visual. Esta misma presión seguramente es inaceptable para una persona mayor, o con problemas vasculares como la diabetes o arterioesclerosis, o con el nervio óptico ya muy dañado y seguramente le producirá deterioro continuado del campo visual.

Por eso actualmente hablamos de la presión objetivo, y esta presión objetivo es diferente para cada paciente, según sus condiciones oculares y estado físico.

Podríamos definir como presión objetivo aquella presión intraocular en la que no se produce daño al nervio óptico. La medición del daño al nervio óptico tradicionalmente la hemos venido estudiando con la realización de una prueba llamada campimetría o medición del campo visual.

Esta es la prueba mas estandarizada y universalmente usada para valorar la progresión del daño al nervio óptico, aunque hoy en día disponemos de la tomografía de coherencia óptica (OCT) que nos informa mas precozmente de daños al nervio óptico y que nos permite iniciar tratamientos mas precoces, aumentado la eficacia en la preservación del campo visual.

¿Y la Cirugía es Efectiva?

En general, si. Afortunadamente en la mayoría de pacientes cuando ya no es posible el control del glaucoma con medicamentos, la cirugía nos permite, por si sola o de nuevo combinándola con colirios, el llegar a la presión objetivo.

Recomendaciones

Como recomendaciones generales deberemos recordar:

  • Pasar revisiones oftalmológicas periódicas.
  • Los pacientes de riesgo (antecedentes familiares, miopes, diabéticos) deben seguir controles periódicos de la presión intraocular cada 6 meses y de OCT y del campo visual al menos 1 vez al año.
  • Personas de más de 40 años, la presión intraocular debe controlarse por lo menos una vez al año y OCT y campo visual según la presión y el aspecto del nervio óptico.
  • Personas mayores de 60 años es conveniente controlar la presión intraocular, OCT del nervio óptico y el campo visual cada año.
  • Si ya esta diagnosticado de glaucoma y se le ha recetado tratamiento, es importante cumplirlo escrupulosamente, pues solo así se puede realizar una correcta valoración de su eficacia.

 

 

 

 

Facebook Twitter Google+ Pinterest
×

Log in

×

Apúntese a nuestras Newsletter!

Reciba puntualmente todas nuestra actualizaciones, noticias y consejos en su e-mail.

Lea por favor nuestra política de privacidad & Aviso legal
Podrá darse de baja siempre que quiera