Saltear al contenido principal
Cirugía Refractiva Con Lentes Intraoculares

Cirugía refractiva con lentes intraoculares

Entendemos por cirugía refractiva la cirugía encaminada a suprimir o reducir la necesidad de usar gafas o lentillas en caso de miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Técnicas

Existen diferentes técnicas, pero las más frecuentes son la cirugía con láser Excimer (Lasik, Lasek, PRK) y la cirugía con lentes intraoculares (lentes epicapsulares, lentes de fijación iridiana y lentes multifocales o trifocales). Otras, como los anillos intracorneales o las incisiones en córnea, son menos frecuentes y se usan en casos especiales y seleccionados. En ocasiones, todas ellas pueden ser técnicas complementarias, llegando a necesitar de dos o más técnicas para solucionar determinados defectos refractivos.

La técnica más popular quizás sea la cirugía con láser, pero tiene unas limitaciones que no presentan las lentes intraoculares, es por ello que en este artículo vamos a repasar algunas de las características de este tipo de lentes.

Las lentes epicapsulares (como las lentes ICL) se colocan entre el iris y el cristalino y permiten corregir un rango mayor de dioptrías en casos de miopía, hipermetropía y astigmatismo. Se pueden implantar en casos de corneas finas, ojos secos o pupilas grandes donde esta contraindicada la técnica láser.

El implante de lentes ICL es una técnica fácilmente reversible en caso de ser necesario, pues la explantación de la lente es realmente sencilla, proporciona una alta calidad de visión, la lente no es visible y es compatible con todo tipo de deportes y con profesiones como policías, pilotos, buzos, etc.

Se implanta con anestesia tópica (en forma de gotas) y por una incisión de 3 mm que no precisa sutura, siendo la rehabilitación extraordinariamente rápida.

Las lentes de fijación a iris se colocan entre el iris y la cornea, en la cámara anterior del ojo. Las indicaciones son las mismas que las de las lentes ICL, sin embargo su implantación puede resultar ligeramente más laboriosa y pueden ser visibles para el entorno.

Las lentes multifocales o trifocales se colocan dentro del saco capsular del cristalino por lo que es necesario extraer (por facoemulsificación y aspiración) el núcleo y la corteza del cristalino y posterior implante de la lente. Es la técnica de elección en pacientes mayores de 40-45 años puesto que permiten corregir también la vista cansada (presbicia) que aparece ya a estas edades. Prácticamente permite corregir todo el rango de defectos miópicos, hipermetrópicos y astigmáticos. La rehabilitación visual también acostumbra a ser rápida, pudiendo realizar una vida normal en pocos días.

Volver arriba